¿Por qué la era del marketing colaborativo no ha hecho más que empezar?

Tenemos que hablar

4 oportunidades de marketing para el futuro teniendo en cuenta Facebook Zero

Desde que Facebook cambió el enfoque de su modelo de negocio hacia la publicidad de pago en lugar del alcance orgánico de las páginas de fans, el mundo del marketing se ha levantado en armas. Las empresas se enfrentan a la realidad de que sus páginas de Facebook –que antes utilizaban para crear comunidades e interactuar con los fans– no son de su propiedad. De repente, las estrategias de marketing están siendo revisadas cada vez con más detenimiento para contrarrestar el aparente fin del marketing orientado al diálogo en Facebook.

Sin embargo, en vez de señalar un fin, la evolución actual podría conducir a todo lo contrario. Facebook Zero ha llevado a las marcas a reconsiderar las oportunidades para entrar en un diálogo real e intenso con los consumidores. Y algo está claro: Facebook nunca fue un lugar donde los consumidores y las marcas se reunían para conversar. Siempre fue un lugar para los amigos. Nada más y nada menos.

El siguiente paso lógico para el mundo del marketing es que las empresas establezcan sus propias comunidades de marca individuales: comunidades donde los consumidores se conviertan en mensajeros de la marca y participen en un diálogo auténtico (como iguales) con empresas, consumidores que estén realmente interesados en un producto y su desarrollo. En definitiva, consumidores que sean vistos por las marcas como auténticos socios y defensores. Este tipo de comunidades no se deben confundir con los grupos o fans en Facebook. Las empresas que trabajan con estos miembros, abogados de marca y consumidores, representan el marketing colaborativo en el sentido estricto de la palabra. Los consumidores se convierten en socios valiosísimos que colaboran con empresas de igual a igual. De este modo es posible llegar mucho más lejos que con un fan que, quizás por pura casualidad, ha hecho clic en el botón "me gusta".

Facebook Zero promete cuatro oportunidades de marketing clave para el futuro:

1. Facebook es el lugar perfecto para reclutar miembros para una comunidad de marca
Las empresas todavía pueden publicar contenido hecho a medida en Facebook, dirigido a contactar con los miembros adecuados para invitarlos a sus propias plataformas digitales. Para trabajar con eficacia, el marketing colaborativo necesita a personas entusiastas de una marca y/o un producto. Personas que estén dispuestas a participar en un diálogo intenso y, muchas veces, más profundo que el habitual; personas que quieran pertenecer a una comunidad de marca, ya sea por poco tiempo o a largo plazo. Y Facebook puede ayudar a identificar a estas personas.

2. Las colaboraciones sinceras remplazan a las relaciones superficiales de fans
El marketing colaborativo es mucho más que dejar un comentario o darle al botón “me gusta” de una foto. Va más allá de los clics y le gusta interactuar con los consumidores de un modo que refleje que su opinión es valorada y apreciada. Las empresas se convierten en socios de sus consumidores para descubrir lo que realmente quieren y lo que les interesa. Ésta es la única manera de que una marca pueda aprovechar la energía de miles de consumidores para un marketing exitoso.

3. Una plataforma propia significa datos propios
Cuando las marcas crean sus propios pools de datos y plataformas establecen un sitio autorregulado para la colaboración y el diálogo con los consumidores. Esto también protege a los usuarios de las últimas tendencias y del bombo publicitario del mundo del social media, permitiendo que las marcas permanezcan autónomas dentro de su propio hogar digital. Aquí es donde se pueden establecer y fomentar las relaciones basadas en la confianza.

4. El crecimiento orgánico es el objetivo del juego
Cualquiera que haya creado una comunidad o una plataforma tan atractiva que atraiga a nuevos miembros sin ayuda extra ya se ha dado cuenta. El buen marketing colaborativo se amplifica a sí mismo: los nuevos miembros atraen a más miembros de manera automática. Este crecimiento orgánico guía a las comunidades y hace que en ellas las campañas puedan alcanzar tasas de respuesta del 90%.

Más que el fin de una etapa, estas cuatro oportunidades demuestran que Facebook Zero señala el amanecer de una nueva época: la era del auténtico marketing colaborativo en la que pueden empezar las colaboraciones entre la marca y sus consumidores (más apasionados). ¡La búsqueda de los “likes” ha terminado! Y es una buena inversión para las empresas, ya que no sólo aprovecharán el entusiasmo genuino y el compromiso dentro de sus propias comunidades, sino que podrán disfrutar de un pool de datos útiles cada vez mayor y aún más defensores de su marca y sus productos.

« Página anterior
Siguiente página »